Me llamo Sofía

Tengo siete años y me encanta bailar

Me llamo Sofía

Tengo siete años y me encanta bailar

Sobre mí

Me llamo Sofía. Tengo siete años y me encanta bailar. Desde pequeñita se me da muy bien dibujar y de mayor me gustaría ser diseñadora.

Me gusta mucho jugar con las barbies y disfrazarme. Cuando me baño imagino que soy una sirena.

Ama y aita de Sofia

Bea y Juantxo (ama y aita de Sofia)

Cuando Sofía tenía apenas cuatro años, empezamos a darnos cuenta de que sus tendencias  en todos los ámbitos eran muy femeninas. Siempre hemos dejado que se expresara como ella quería y, con seis años, empezó a decirnos cosas como “Me gustaría ser una chica, como tú, mamá”,  y a hacernos preguntas de manera continuada.

Pasó el tiempo y empezó a ponerse agresiva en el colegio. No tenía más que dos amigas. Casi nunca quería ir al parque y en el colegio no tenía motivación. Solo en casa sentía que podía expresar quién era.

Una noche, en el baño, le pregunté si sería más feliz siendo una niña. En ese momento sus ojos brillaron de tal manera que parecía como si hubiese descubierto un mundo. Ella no sabía que “podía ser” una niña y que sus padres estábamos dispuestos a apoyarle y ayudarle a conseguirlo

Por suerte para nosotros, cuando la presentamos a nuestros familiares y a sus amiguitos como Sofía, fue muy fácil porque todo el mundo la aceptó muy bien. Incluso los abuelos, que a veces pensamos en negativo de las personas más mayores, pero te llegan a sorprender…

En el colegio no ha sido un camino de rosas, porque vivimos en Francia y aquí las cosas están muy mal con este tema, porque no hay información ni saben qué hacer. Después de un curso escolar luchando, al fin hemos conseguido que en el colegio se la reconozca como Sofía.

Y desde ese momento Sofía es una niña totalmente distinta, tiene un montón de amiguitas y en clase va genial.

Por fin se siente en su lugar. Por fin, es feliz.