Cuando salió de la peluquería le hice una foto. Es la primera foto que tengo que mira de frente a la cámara, sin obligarle, y sonríe.

Testimonios de familias