Me llamo Yerik

Tengo 10 años y me encanta hacer parkour

Me llamo Yerik

Tengo 10 años y me encanta hacer parkour

Sobre mí

Me llamo Yerik. Tengo 10 años y me encanta hacer parkour.

Este año está siendo el más importante para mí por el tránsito que estoy haciendo. Hace muy poco me llamaba Yara pero no me sentía a gusto con este nombre.

Ama y Aita de Yerik

Javi y Sara

Hace diez años, al nacer, pensamos que Yerik era una niña y le llamamos Yara. Pero en casa, muy pronto, caímos en la cuenta de nuestra equivocación. Supimos y comprendimos que era un niño, un niño con vulva.

Con tan solo dos años y medio ya verbalizó “Yo soy un nene”. Decía “Yo soy como Eneko”, su profesor por aquel entonces, al que admiraba, y nos repetía que de mayor quería ser como Eneko. No le gustaba la ropa femenina, jugaba a juegos tipificados como “de niños”, y en los juegos simbólicos asumía siempre papeles masculinos.

En todos estos años y tras superar las dudas iniciales, hemos respetado siempre sus ritmos, sin tratar  de imponer nada, dejando que se mostrara y comportara como sentía, como niño.

Empezó a vestirse como lo que se sentía, como lo que es, como un niño.

En los juegos se ponía nombres de chico y a los siete años nos preguntó si podía cambiarse de nombre, pero no solo para jugar, sino para siempre.

Había una convicción permanente en sentirse niño y pertenecer al sexo masculino. Él ha marcado sus tiempos y nosotros nos hemos limitado a acompañarle, arroparle, comprenderle y quererle. Dándole total libertad en sus formas y pensamiento, como cualquiera de nosotros que nos expresamos como lo que somos y nos sentimos en nuestra vida.

Hace poco nos expresó que lo que quiere es poder ser un niño más y llamarse Yerik. Y es que, en realidad… ¡Yara siempre fue Yerik!

Esta aventura está siendo algo mágico y para nada traumático. Estamos viendo como nuestro hijo está pudiendo ser quien es y cómo se cumplen sus deseos. Y nosotros nos sentimos muy orgullosos por la valentía que está mostrando al enseñar al mundo quien es.